domingo, 18 de diciembre de 2011

LA NIÑA ARCOIRIS




Este fin de semana estoy un poco baja, mi terapeuta dice que estoy en una crisis muy interesante, que he hecho muchos cambios en mi vida en poco tiempo y mi cuerpo tiene que asimilarlo, y dice que intente sacar lo que hay en el fondo del alma, me he puesto a escribir y me ha salido este cuento:

CMe acuerdo de esa niña de 18 años con muchas ilusiones y expectativas con ganas de hacer algo grande a la que se le cayó el mundo encima cuando ella intentaba hacer todo bien y el mundo no la comprendía.

Ella intentaba hacer todo bien y sólo pedía una pequeña cosa, no quería estar sola,pero nadie se lo daba.

Le decían que debía ser fuerte. Y ella no quería ser fuerte, pero no quería fallar a nadie.

Esa niña no dormía, lloraba, pero nadie lo sabía. El sufrimiento de ella era un secreto. Y poco a poco fue entendiendo que este mundo no estaba hecho para ella y empezo a protegerse del viento y de la lluvia y de vez en cuando se hacía primavera. Pero ella siempre esperaba que llegara el verano y le calentara para siempre.
Pero después de la primavera y el verano habia otoño e invierno y a ella eso le hacía sufrir porque volvía a pasar frío y se le helaba el alma otra vez.

La niña no entendía este mundo e intentaba cambiar para no llevarse tantas sorpresas, las sorpresas le asustaban y todo le sorprendía. La niña quería que el mundo funcionara a su manera, como ella lo veía, de colores, hacia fuera.

No entendía por qué la gente se disfrazaba de negro cuando su cuerpo era de color.

Ella no se avergonzaba de su cuerpo color arcoiris, pero los demás le miraban raro.
Ella se escondía para que no le miraran así, porque eso le hacía daño. Así se sentía mejor.
Pero un día quiso que los demás conocieran todos los colores del arcoiris para ver si así ellos querían también mostrar su color, porque se dio cuenta que esos hombres que se escondían bajo el negro también tenían miedo. Y que ella les podía ayudar.

Y al salir y ponerse al sol se miró sus colores uno a uno, el rojo, el rosa, el amarillo, el azul, el verde, el naranja y vio que todos tenían algo, que cada uno le gustaba por una cosa y que todos juntos eran perfectos y que ya no se escondería.
Además vio que aunque los hombrecillos fueran vestidos de negro ella les veía el color y les guiñaba, porque ella conocía todos los colores. Ellos reconocían su color en ella y sólo en su presencia se quitaban la capa y mostraban su color.

ELLA JAMÁS SE ESONDIÓ

2 comentarios:

  1. Qué bonito *.* Me ha encantado! :))

    ResponderEliminar
  2. Gracias Anama, feliz de q te haya gustado!
    Feliz Navidad y q el 2012 sea brutal!!!
    Un beso

    ResponderEliminar